SMHAP

(AH) ÁCIDO HIALURÓNICO. GRANDES BENEFICIOS PARA LA PIEL

Artículos médicos

ÁCIDO HIALURÓNICO Por Dra. María Elena Sandoval Ochoa. Cirugía plástica, estética y reconstructiva, tumores mamarios y de piel Hospital Ángeles del Pedregal Consultorio 830 5568-5891, 5449-5500, ext. 4830 y 4831

¿Qué es el Ácido Hialurónico? Una sustancia producida naturalmente por el organismo humano, presente en la piel y que cumple con la función de retención de agua, además de aportar hidratación y volumen. Con el paso de los años y el envejecimiento, la cantidad de esta sustancia disminuye de forma natural, propiciando la aparición de arrugas y flacidez, entre otros. El ácido hialurónico se emplea para hidratar y reconstruir la epidermis de las fibras que sostienen los tejidos de la piel. Sus beneficios se han demostrado a lo largo de varios años, sin embargo aún se tienen diversas dudas sobre él. Por ello, la doctora María Elena Sandoval, Cirujano Plástico, nos habla a profundidad de todo lo relacionado a esta importante sustancia; sus funciones y el frecuente uso cosmético que cada vez toma más importancia dentro de esta industria.

¿Cómo se repone el ácido hialurónico que va disminuyendo a lo largo de los años? Como parte del proceso de evolución constante en cuanto a tratamientos estéticos no invasivos, los rellenos a base de ácido hialurónico son una excelente opción para reponer, de manera rápida y sin presentar dolor, la sustancia que se ha perdido con el tiempo.

¿Dónde se aplica?

Se puede aplicar en diversas áreas del rostro, como las arrugas o surcos –líneas que van desde los laterales de la nariz hasta las comisuras de la boca, incluso patas de gallo, cuello, nariz, mentón y pómulos–, así como manos y escote.

Asimismo, está indicado para el tratamiento de las arrugas estáticas –las que se encuentran visibles en situación de reposo– aumentando o reponiendo el volumen en determinadas áreas afectadas por el proceso de envejecimiento, remodelando también el contorno facial.

¿Cuáles son sus ventajas?.

El hecho de ser una sustancia de efecto temporal y re-absorbible da una ventaja al ácido hialurónico con relación a otros rellenos, ya que no tiene efectos permanentes y se puede utilizar según las necesidades de cada persona, realizando tratamientos personalizados. Las sustancias absorbibles permiten que el paciente satisfecho continúe el uso del mismo o lo descontinúe en casos donde no se produce el resultado esperado.

De igual forma, permite ajustes del tratamiento, pues cada año el paciente experimentará diferentes cambios en los tejidos que serán abordados en el momento oportuno. En algunos casos, permite igualmente tomar la determinación de realizar una cirugía de rejuvenecimiento facial o un procedimiento adicional a los rellenos.

Éxito Comprobado

Según la estadística internacional asaps (American Society for Aesthetic Plastic Surgery) dentro del top 5 del ranking de procedimientos no-quirúrgicos más realizados en los consultorios durante 2003 y 2008, se encuentra la aplicación de SURGIDERM®, (Rellenos Faciales a base de Ácido Hialurónico). Sólo el año pasado se realizaron casi 1.2 millones de procedimientos con la sustancia, que quedó sólo atrás de las aplicaciones de BOTOX® y la depilación láser. En este estudio también destacan los peelings químicos y rejuvenecimiento facial con láser. Estos datos confirman la tendencia de los pacientes a buscar tratamientos más sencillos, prácticos, seguros y no invasivos.

Por otro lado, la experta también habla sobre el uso del pmma (polimetilmetacrilato), sustancia no absorbible y permanente, utilizada para el relleno facial en la bioplastia: “este tipo de sustancias deben ser evaluadas cuidadosamente, pues a pesar de tener resultados maravillosos inicialmente, en los casos de desplazamiento o migración del producto se puede convertir, con el paso del tiempo, en una pesadilla sin solución, pues al estar en todos los planos de la piel, músculo y alrededor de estructuras vitales, es imposible removerlas y dar una solución definitiva a los problemas cuando se presentan. Otra de las complicaciones frecuentes de estos productos son los síntomas inflamatorios crónicos con cambios de coloración de la piel, dolor, sobre infección, fiebre… que se presentan y son de muy difícil manejo”.

Antecedentes históricos

Desde 1934, el ácido hialurónico dio de qué hablar debido a que el farmacéutico alemán Karl Meyer y su colega John Palmer, doctores de la Universidad de Colombia, descubrieron el ácido en los ojos de las vacas. Dicha sustancia ayudaba al ojo a conservar su forma y era sumamente viscosa, lo que hizo sospechar a Meyer que podría tener algún empleo terapéutico. En 1942, el científico húngaro Edre Balaza lo utilizó por primera vez con fines comerciales y fue quién llevó a cabo la mayor parte de los descubrimientos sobre éste. Fue en 1996 cuando comenzó su uso cosmético.


Sociedad Médica Hospital Ángeles Pedregal

SMHAP